Blogs preferidos

  • On stage - Los Filipz. Sargento Pimienta. Abril 2010. Los Mostos Verdes sargenteando. La Roja Funk. Pablo en el saxo. Chongorock II. La Noche de Barranco. 201...
    Hace 4 años

marzo 01, 2010

Ya fuiste chocherita!

Ya fue. Esa frase lapidaria y autocomplaciente, la solté hace unas semanas en una Lady's night. Pero nadie me creyó y es que entre gitanas no nos vamos a leer las manos, me refutaron. Un ex, jamás, 'ya fue'. Un tire, puede serlo. Una chape, siempre lo es.

Un ex no puede ser un 'ya fue' porque quieras o no, hayas sido tu la que terminó o a la que terminaron, siempre habrán recuerdos bonitos o cagones, pero jamás se olvidarán. Siempre habrá un sentimiento hacia esa persona, un rencor, una nostalgia, una complacencia, etc. So... es mucho más hidalgo reconocer que esa persona forma parte de tu vida, a decir, con toda la caca revuelta: ya fue.

Un tire puede pasar a ser un 'ya fue'. Porque finalmente son otras las razones que te llevan a relacionarte con un patín, al que verás ocasionalmente y con el que disfrutarás placeres mundanos. Ojo, no vale encajar aquí a un ex, con el que todavía tienes tus remembers. Y no se hagan las cojonudas que todas las que consideran tener uno, saben a lo que me refiero. El 'ya fue' es que - traducción- te has conseguido gapin nueva. Sooo.... puedes decir con toda la conchudez del mundo, este tío, ya fue. Pero las recaidas en buscar al mismo tipo, pueden demostrar que puedes estar siendo presa de un fenómeno denominado: wuasadependencia. Término acuñado vulgarmente a las féminas que se consideran dependientes de una sola wuasa. Ja. Que juershteeeee!!! Y las razones a esta dependencia, pueden variar. No ahondamos en ello, porque será tema para otro post.

Un chape definitivamente 'ya fue'. Digamos, una noche loca, una noche de copas, flirteas con un chico, encajan miradas y zas, ocurre el tan esperado cruce de lenguas. Se rien cómplices, se hacen piojitos, agarradita de cintura, vienen un par de traguitos más, la luna se va metiendo, otro cruce de lenguas y hablamos.com. Eso 'ya fue'.
Entonces, haciendo un balance, la próxima vez que digamos con todo el cuajo del mundo, 'ese webon, ya fue', reconozcamos que algo nos jodió y que por eso abandonamos el barco antes de hundirse, cual rata astuta. Y mientras más nos cerremos en afirmar ello, enumerando enésimas razones, más cagadas estamos y más yuca será salir de eso. Simplemente, digamos, las cosas están como tienen que estar. Paciencia y buen humor.

Querido Facebook:

Cada vez me siento más cerca de convertirme en la vieja-bruja pincha pelotas del barrio. La intolerancia se apodera de mí y me convierto, de cuando en cuando, en un Grinch perenne. Pero -créanme- no es gratuito. Todo tiene su justificación.

Corría la década de los 90 y el Mir era -para mí, una tapia en la tecnología- la forma de hacer amigos interactivamente. No había más. Y eso que no tener cuenta ahí no te hacia ser un antisocial de shit. Sin embargo, al final de los primeros diez años de este nuevo siglo, los límites para convertirte en un ente social han rebasado. La gente se calatea virtualmente. Nunca tanto.

El facebook es la vedette de todo esto. Todos los días religiosamente, abro esa pantalla para enterarme de las noticias relevantes, otras pintorescas, el último estado sentimental de 'pepito perez', el mensajito cojudón del chanchito de la felicidad, la más reciente adquisición del farmville y mis sentimientos se agarran a puñete limpio (ahí sale a flote mi intolerancia, aunque trato de reprimirla) por tanta sonsera expuesta.

Debo reconocer que también es un canal de debate, donde hasta el menos letrado mete su cuchara. Vale. Al final, lo gracioso del asunto es que no muchas personas se toman en serio eso de postear ridiculez y media, y la joda es lo que impera. Sin embargo, con total asombro, veo que muchos contactos míos, no necesariamente amigos, o deben cagar dinero o tiene múltiples clones, que se apuntan a cuanto evento se postea. Fulanito asistirá a 'la bajada de reyes de menganita'. Zutanito asistirá a 'la parada militar de Ovnis'. Joder! ¿a quien michi le interesa dónde miercoles estarás chupando hasta morir cada fin de semana? Digo, no? para eso te llamo, te mando sms, te mando mail, por último te hago la guardia en la puerta de tu jato y quedamos, pero no me llenes la bandeja con confirmaciones que pa concha, son más falsas que 'renuncias' del tío Bayly. Porque eso es pura posería!

No me da asco admitir que sí yo también confirmo que voy a ir a determinado 'evento'. Pero no me paso el día, clickeando 'asistiré' por el mero hecho de gritarle al mundo entero mira que sociable soy, ah. Toy en todas, ah. Esa necesidad que veo en la gente de convertirse en un ente social a la fuerza, me inflama la vescícula. Pero también me da risa, porque leo los 'estados' posteados y el más reciente es más cojudon que el anterior, sobre todo de ciertos personajes, porque en eso quieren terminar, siendo personajes y no personas.

Y los grupos que se forman, Dios! hay uno que en verdad, me resultó deprimente total. Uno que habla de los S.O.L.T.E.R.O.S y se remitía a una sociedad de errores romanticos, y no se que shit más. Atención, patetic dramaqueen!!! Agarra esa flor! y conviértete en su presidente (a).

¿Qué jue? ¿que nos está pasando?, ¿estamos tán ávidos de afecto que terminamos pidiendo ser reconocidos, inclusive por extraños, para sentirnos vivos y no muertos en vida? ¿porqué tenemos que sonreir ficticia y virtualmente para aparentar que todo nuestro mundo está bien? ¿porqué posteamos fotos de cuán feliz somos yendo al baño para hacer nuestras necesidades? ¿estas nuevas tecnologías realmente nos ayudan a ser mejores o creer que podemos serlo tan solo por el reconocimiento que no tenemos en nuestra vida real?

Hace un par de años, una amiga me mandó una invitación al facebook y yo la rechacé por 5 meses. Era feliz con mi hi 5, para qué más, pensaba yo. Pero sucumbí y ahora, aunque no ando pendiente de él, me gusta colgar fotos, postear videos de youtube, mandar msjitos por cumpleaños, meter vicio y joda a los amigos, chismear sobre quien juerguea con quien y dónde, etc. Pero día a día, me sorprendo con la temática de los mensajes, de los llamados de auxilio por popularidad y figuretismo, de contemporáneos que -al parecer- tienen una vida satisfactoria, pero que necesitan sazonarla con aplausos virtuales.

Y hablar de los nicks del msn, es ya otro capítulo.

Si, lo acepto. Soy una maldita freakie intolerante, a la que le cuesta expresar sus sentimientos. Pero prefiero trabajar en ello y no lanzar miraditas lastimeras para sentirme socialmente aceptada. Soy así, pero estoy en la cola de trámite documentario para afinar ciertas falencias, porque como van las cosas, ahora inventan armitas virtuales para desaparecer a cuanto freakie falto de amor existe y zas me convierto en una serial killer. ¡Están advertidos! Ja (risita siniestra)

febrero 26, 2010

Las locas ilusiones

Hace unas semanas sentí la misma cojudecita nerviosa y atolondrada que tenía en el cole cuando un chico me gustaba. Risita estúpida, temblor en las manos, no mirar a los ojos, etc etc, osea yo era una Betty, la fea con el galanazo al frente. Trataba de organizar mis ideas, mis pensamientos, las frases que diría, en el momento en que las diría, y obviamente cómo las diría. Claro tendría que ser con soltura, ser una mata de la conchudez, nada de paltas de por medio, sonreir todo el tiempo. El objetivo era mostrarme fresh y ser como soy, total, ¿así le gustaré, no?

Consulté incluso a amigos míos de cómo actuar, quizá con un poco de indiferencia, quizá eso lo podría impactar, pero hubo quienes me dijeron que sea más 'lanza', que no me quede viendo en la banca cómo iba el partido sino que pitee por mi ingreso a la cancha. 'Propón algo pes, mamita, que si no viene otra y te adelanta' me decía mi amigo por msn. 'Eres una tarada, tas esperando que ese won te diga algo. No lo hará, es más, ni sabrá que existes, ja, si no le hablas tú!!!' me decía una amiga. No quise escuchar, ni leer más esas medidas - para mí- desesperadas, cerré la lap top y me metí a la cama a sancocharme de calor.

Y me preguntaba, ¿todos nacimos con el arte de seducir, o algunos estamos negados para eso, y nos quedamos sentados esperando que nos saquen a bailar siempre?. y no me vengan con el floro de que 'se te pasa el tren' o 'tienes que hacer algo sino otra lo hará' y demás estupideces que no vienen al caso y que solo - para mí- denotan una baja autoestima. Siempre he creido que las cosas tienen que fluir -para bien o para mal- si las cosas se dan es por algo, porque hubo química, porque la compatibilidad era visible, porque las sonrisas encajaban y las frases se complementaban, etc. y no porque uno ideo cómo simpatizar con la otra persona de forma maquiavélica y hasta enfermiza.

El 'hacer click' para mí resulta básico. Puede sonar demasiado romántico, idealizado, utópico pero es mucho más rico enamorarse así, que habiendo tejido todo un esquema de cómo hacer caer a la otra persona en tu juego. Al menos, así me sucedió, las veces que me he enamorado, y al recordar esas situaciones siempre termino con una sonrisa en los labios. Quizá si me hayan seducido -ok, lo acepto- pero yo no me siento capaz de articular un juego de seducción. ¡qué carajo! ¿esperaban que cada uno viniera con su papelito de instrucciones y empezar a armar la estrategia de por dónde empezar y cómo atacar? a mí eso, me produce ansiedad, me estresa, me carcome el duodeno y también lo admito, me da flojera. Ah, y no puedo dejar de admitir que también me hago caca en el boxer, osea me recago de miedo de que las cosas no funcionen como uno las tiene planificadas. Que cuando esperes un 'sí, vao', te digan: 'mmm, puede ser, ah'. Que cuando esperes que te hable por msn, se ponga ausente todo el tiempo, cuando sabes que el muy jijuna está ahí!.

Así no juega Perú, así se me mueren muchos lóbulos rojos de ansiedad y eso no lo puedo permitir, so... dejaré que las cosas pasen, si acaso tienen que ser así, ahora tampoco nos pongamos cojonudos y no movamos un pie, si la pelotita cae en tu cancha, ensaya tu mejor tiro libre y crucemos deditos para que la emboques o por lo menos quede en el área chica. Así sí, juego.